¿COMO DICE ESA CLÁSICA  DEL REGGETÓN? ES MEJOR ESTAR SOLA QUE MAL ACOMPAÑAAAA’

Y aunque nos ven tal cual diosas de la pista cantándola a todo pulmón y levantando la mano cuando dicen “¿DÓNDE ESTÁN LAS SOLTERAS?”, en la vida real le estamos dando refresh a las historias de Instagram viendo si Richard Bob (inserte aquí el nombre ficticio que le darán a su susodicho) ya vio la historia con frase inspiradora de SOY UNA MUJER FUERTE E INDEPENDIENTE que subieron hace 1 minuto.

Admitámoslo, todas hemos estado en esa posición…

En mis años de estudio, o sea el constantemente trabajar para ser una mejor versión de mi, I mean, dejar de ser tan dramática y más realista, me he dado cuenta que todas en algún momento de la vida necesitamos -SI, NECESITAMOS Y NO VENGAN A ENGAÑARME DICIÉNDOME QUE NO- sentir ese afecto o atención y también esas mariposas que solo ESA persona especial nos puede dar. ¿Me van a mentir que no extrañan desvelarse hasta tarde hablando, salir, verse y toda esa emoción?

Querer sentir ese “askjdfoijae” no nos hace necesitadas, princesas que desean ser rescatadas o mujeres clingy, sino que simplemente somos humanos, y parte de nuestra naturaleza es ese deseo de querer compartir con alguien más un poquito de nuestras vidas, pero a veces, ese deseo tan grande supera la lógica, las lecciones de mamá y todo lo que hemos leído en todas esas revistas empoderadoras,  y terminamos aceptando “lo que caiga”.

Sí, es alto, guapo, huele bien (y no a Pino Silvestre o a Axe Chocolate) y en papel cumple los cheques de la lista mental que tenemos, pero en la realidad no nos invita ni a chicles, pasamos pegadas al teléfono esperando su llamada y simplemente no le interesamos tanto, pero con tal de recibir ese poquito de atención y pensar en lo que podría ser con él, estamos ahí.

Digo, es mejor estar con alguien y tener de quien hablar en el grupo de Whatsapp o en las reuniones con las niñas, que estar sola, ¿verdad?

Después de una relación (lo llamaremos así, porque explicarlo nos toma tres temporadas de serie de Netflix) fallida, un psicópata de Bumble, que me ghostearan y una que otra date, he aprendido que es mejor estar sola, que sintiéndome que NO SOY LO SUFICIENTE O QUE TENGO ALGO MALO.

Ha sido un viaje de un año, y como dice la canción de Mohombi (OH MY GOD HEMOS REGRESADO AL 2011) ha sido un BUMPY RIDE, pero si algo he aprendido es que el tiempo no se puede apresurar, que la vida tiene su manera de llevar las cosas y que cuando la vida NO QUIERE que las cosas sucedan, aunque nos pongamos con cartel neon y tan notorias como las bailarinas de algún carnaval brasileño, simplemente NO VA A PASAR.

¿Qué vamos a hacer para mientras? ¿Sentirnos miserables cada vez que hablamos con nuestras amigas de relación estable? ¿Bajar por milésima vez Bumble o Tinder y swipear hasta que hayamos topado la cantidad de swipes diarios (LE PASO A UNA AMIGA…Y ESA AMIKAAA SOY YO) y ver qué sale ahí? ¿Quejarnos con media humanidad porque según nosotras tenemos algo malo (PERDÓN HERMANA POR TANTA QUEJA)? ¿Evitar salidas grupales -grupales de todas van con sus novios y yo acompañada por el angel de la guarda-? Todo esto que mencioné ya lo hice, lo he hecho por años y hasta ahora que regresé de LA con la duda de cuál será mi destino a nivel profesional, me he dado cuenta que tengo que parar de hacerlo, no porque aburro a los demás, sino porque necesito cuidarme a mi y genuinamente enfocarme en quien soy, en lo que realmente quiero y en mi relación con sweet baby Jesus.

Humanamente es difícil ser pacientes…DIOS MIO QUE LO ES…pero si ya sabemos que queremos, que andamos buscando y confiamos que la vida tiene un camino especial para cada uno de nosotros, preocuparnos es como encerrarnos en esas burbujas de hamster gigantes que hay en parques infantiles, de esas que dan claustrofobia y son completamente innecesarias…o sea es sufrir de por gusto.

Una persona me dijo que mente ocupada no extraña a nadie (ni piensa tantas tonteras) y mi invitación al final de este post es a que comencemos a ocuparnos en lugar de preocuparnos. Soñemos, pongámonos guapotas tal cual modelo Fashionnova, estudiemos algo nuevo, inventemos algo nuevo…comencemos a hacernos a nosotras mismas una mejor versión.

PD: Este post va dedicado a David, por la conversación que tuvimos ayer y su lección de “Nosotras no merecemos migajas, merecemos lo mejor del mundo, y siempre fabulosas”.