Hey there!

It’s been a while since I last wrote a post about my life (and ironically this blog is called LIFE with Mims) but today I wanted to share with you what I’ve been up to on these last two -difficult as hell- months in life.

It all started on November 1, when my former boss talked to me and told me it was time for me to go and actually pursue my dreams and my calling. Before that, I had one of the most challenging journeys ever, which was trying to figure out what I wanted to do in life. I was more than embarrassed to admit that what I wanted to do was to make it as a writer and a blogger, but when I came back from LA, I realized that writing was my actual calling, and writing and what I was doing on my job were two different things.

The first weeks of November were though since I had no idea of what to do next. I felt like a failure, with lots of doubts, uncertainty, and regrets. “Maybe I should have done X, Y, Z”, “Maybe I should be more realistic and less of a dreamer”, “Maybe I shouldn’t have crazy dreams of making it as a writer”. My days were spending half of the day anxious about my future and crying and the other half getting ready to pitch potential clients with my new business, Good Girl Media, because if it wasn’t me, who was going to be?. I had to finally put on my big girl pants and face this season.

Just when I thought things were getting better, getting new clients, getting to know one of the most amazing guys I’ve ever met, my beloved puppy Oreo was killed. On November 30th, a car hit him on purpose, and Mr. Sweetface passed away. When I first got the call, I couldn’t believe it, but once I got home, I experienced pain as I’ve never felt before. I couldn’t believe that I saw him hours before and I even hugged him, and now he was gone. I felt like they took away a part of me that day and my heart still hurts for him.

Then, a lot of uncertainty came again. Uncertainty about me and the amazing guy, uncertainty about my work and my business since two new clients left, uncertainty about my plans for next year and finally, uncertainty about what I believed in. To make things worse, while I was struggling with all those doubts, my grandma’s health decreased and she lost her battle to one of the worst illnesses ever, Cancer. On December 11th, at 11:40 p.m., she said goodbye to all of us. Her death was a different kind of pain since we knew her health was bad, but still, it was and still is pain. Being honest, I still haven’t realized that she is gone, and a part of me still believes that she is at her place or getting ready to go to church or see her friends, but our reality is different.

While I’m writing this, I’m thinking: What do I want to get by sharing one of the most difficult times of my life with all of you? I don’t want you to feel sorry for me or think that I have the worst luck ever, instead, I want to share with you how this experience has given me what I needed, and what I needed was FAITH.

Just on November 30th during the morning, I prayed so God could send me what I needed, of course, my thoughts were “Finally I’ll have an amazing business opportunity, I’ll date this amazing guy, my family will be fine and I’ll be happy” but little did I know that what I needed was all of this.

These two months haven’t been a waste of time, and instead, they have been a time of learning and growing up as a real woman, not as the forever young girl I am and present myself on social media. I feel like God and life have shown me that I’m stronger than I thought I was (honestly I used to think I was weak) but now, my strength is mandatory, I have to stay strong for me, my own heart and mental health, for my little sister, my mom and for my family.

There are days when I just want to give up on everything and finally have the time to feel sorry about myself, but I can’t. I’m bigger than this and I’ve learned to believe that God is bigger than all of this. Yeah, you might say “Mimi, there are people having a worse time than you” and I agree, but this is my life and my world, and instead of feeling ashamed or embarrassed to talk about all this, I’m learning that it’s okay to feel bad, but also, I’m learning that I have to be thankful for what I have and where I’m at.

If you asked me if I could change my life right now, of course, I would say yes, but this is real life and it doesn’t happen, so I just have to trust the process and trust God has better ways than mine. I always have in mind the prayer I did and besides faith, there are some things I needed, like learning how to be humble and thankful, realizing how amazing and supportive my real friends have been during this time. Also, I’ve learned that the world has endless possibilities when it comes to your career, and people with amazing projects like Rawly BoldNaira NYC , Glaudi’s ministry God is Fab and Moon and Ivy, have believed in me and my potential even though we’re miles away and finally when it comes to love, I’ve learned that family is EVERYTHING in life and with dating, I’ve learned that guys like the one I pray for exist, and somewhere in this planet there is the man that God has designed for me.

I don’t know when this season is going to end (and I hope it ends soon) but “in the meanwhile” season I am right now, I’m going to pray without ceasing and believe as I never did before that things will get better. I know God is bigger than this.


¡Hola a todos!

Desde hace mucho no escribo un post sobre mi vida, aunque irónicamente este blog se llama Life With Mims, pero ahora quería compartir con ustedes en lo que he andado en estos dos últimos meses, que han sido de los más difíciles que he experimentado en estos 24 años de vida.

Todo comenzó el 1 de noviembre, cuando mi ex jefa habló conmigo y me comentó que era tiempo de ir a seguir mis sueños. Antes de eso, me encontraba en un viaje súper retador y difícil, porque honestamente no sabía que quería hacer con mi vida, y me daba una gran pena admitir en voz alta que yo me quería dedicar de lleno a escribir y a mi blog, pero cuando regresé de LA, me di cuenta que escribir es mi llamado, y que escribir y hacer lo que hacía en mi trabajo anterior eran polos opuestos.

Las primeras semanas del mes fueron difíciles, ya que no tenía idea de qué hacer. Me sentía como un fracaso con muchísimas dudas, incertidumbre y arrepentimientos. “Quizás hubiera hecho más”, “Quizás debería ser más realista y no tan soñadora”, “Quizás no debería aspirar a ser escritora”. Mis días se habían convertido en pasar la mitad del día llorando y ansiosa sobre mi futuro, y la otra mitad arreglándome y creyendome que era la jefa, para así poder pitchear a diferentes marcas con mis ideas y proyectos.  Tenía que finalmente ponerme los pantalones de niña grande, porque si yo no lo hacía, nadie más lo iba a hacer.

Justo cuando pensé que todo iba mejorando, teniendo nuevos clientes y tratando a uno de los hombres más increíbles que he conocido, mi perro Oreo murió. El 30 de noviembre, un carro lo atropeyó a propósito y mi Mr. Sweetface murió instantáneamente. Cuando recibí la llamada, no lo podía creer y me costó procesarlo, pero ya en casa, experimenté un dolor como jamás lo había sentido en mi vida. Grité, lloré, me tiré al suelo y sentí un dolor de corazón enorme. No podía creer que lo había visto horas atrás y que hasta lo abracé, y ahora ya no está. Se sintió como que me habían quitado una parte de mi.

Después de lo de Oreo, la incertidumbre siguió. Incertidumbre de mi y del tipo increíble, incertidumbre sobre mi trabajo y los dos nuevos clientes que se me iban, incertidumbre sobre mis planes del otro año y hasta de todo lo que creía. Para hacer las cosas peor, mientras luchaba contra todas esas dudas, la salud de mi abuelita se fue del todo para abajo y el 11 de diciembre perdió la batalla ante una de las enfermedades más terribles que hay, el cáncer. Su muerte fue un tipo de dolor diferente, pero eso no quita que duela. Siendo honesta, una parte de mi todavía no lo cree ni lo asimila, y todavía pienso que cuando vayamos a comer en familia, ella va a estar ahí y va a entrar con su caminado de siempre y sus moñitos en el pelo, pero la realidad es otra.

Mientras escribo esto, no puedo evitar pensar: ¿Qué quiero conseguir compartiendo uno de los momentos más difíciles de mi vida con ustedes? Y la verdad, no espero que me tengan lástima o que piensen que necesito bañarme en ruda para que se me quite la mala suerte, sino que lo hago para compartir con ustedes que esta experiencia que he estado viviendo me ha dado justo lo que necesitaba (y que no sabía) y eso es FE.

Justo el 30 de noviembre durante la mañana, le pedí a Dios que me enviara lo que necesitaba, y claro, yo pensé “finalmente tendré una oportunidad de negocios increíble, voy a estar con un chico increíble, mi familia va a estar bien y seré feliz”, más no sabía que lo que realmente necesitaba era todo esto que ha pasado.

Aunque estos dos meses han sido difíciles, no han sido en vano, y al contrario, han sido un tiempo para aprender y crecer como una mujer de verdad, no como la forever quinceañera que me presento en redes sociales. Siento que Dios y la vida me han enseñado que soy mucho más fuerte de lo que pensé (siendo honesta, no sabía que era tan fuerte) pero ahora, por obligación, me ha tocado serlo. Me ha tocado serlo por mi, por mi corazón y mi salud mental, por mi hermanita, por mi mami y por la demás familia.

Hay días en los que solo quiero rendirme, acostarme y tener lástima por mi, pero no puedo. Soy mucho más grande que esto y he aprendido a creer, sobre todo, que Dios es más grande que esto. Sí, mientras me leen me podrán decir “Mimi, hay gente que la tiene peor que vos”, y es cierto, pero esta es mi vida y mi mundo, y en lugar de sentirme avergonzada de hablar de esto, estoy aprendiendo que está bien sentirse mal, pero también estoy aprendiendo que hay que ser agradecidos por lo que se tiene y lo que hay.

Si ahorita me preguntan si cambiaría algo de mi vida, claro que les diría que si, pero lastimosamente la realidad es otra y esto no pasa de la noche a la mañana, así que lo último que me queda es confiar en el proceso y confiar que los caminos de Dios son mejores que los míos. Siempre tengo en mente la oración que hice, y además de fe, hay otras cosas que en el camino descubrí que necesitaba, como aprender a ser humilde y agradecida, también me he dado cuenta que tengo amigos verdaderos que han sido indispensables en este momento. También he aprendido que el mundo tiene varias oportunidades relacionadas con mi carrera (aunque a veces no me lo creo) y he conocido y soy parte de proyectos increíbles como Rawly BoldNaira NYC , Glaudi y su ministerio God is FabMoon and Ivy, y finalmente, hablando del amor, he aprendido dos cosas, la primera es que la familia es TODO, y la segunda, que los hombres como por el que oro, si existen, porque llegué a creer en un momento que quizás pedía mucho o que no existían, pero Mr. Awesome me enseñó que si, y aunque él no sea mi persona, en algún lugar del mundo está el que Dios diseñó para mi.

No sé cuando va a terminar esta temporada (espero que sea pronto la verdad) pero en el “para mientras” que estoy ahorita, voy a orar y creer sin parar, como n unca antes lo he hecho, porque estoy segurísima que las cosas van a mejorar. Se que Dios es más grande que todo esto.